¡Consejos para el día del Examen!

Silvia Canal Méndez

 

¡Juristas, una semana!

 

En siete días estaréis sentados en un banco (seguramente incómodo) haciendo el examen que os hará oficialmente abogados, ¿no suena genial?

 

Este post está hecho desde nuestra experiencia y con la intención de trasmitiros tranquilidad, así que tomaos un respiro de los estudios y dedicad cinco minutos a este mensaje. Hace unos meses nosotros nos encontrábamos con los mismos nervios que debéis sentir vosotros en este momento, pero que no cunda el pánico, la probabilidad de que superéis este examen es muy alta. A continuación expondremos algunos consejos muy sencillos:

 

  • Os queda una semana, siete días, unas 168 horas... Ya no es el momento de hacer milagros, a estas alturas ya tenéis más que estudiado todo, nuestra recomendación es de de los próximos siete días, uséis cinco para estudiar, uno para repasar y uno para asimilar todos los conocimientos. El estudio el día anterior no sirve más que para ponerse más nervioso de la cuenta.

 

  • El próximo viernes intentad dormir bastantes horas y no hablar demasiado del tema, aún recuerdo las últimas 24 horas previas a nuestro examen como totalmente caóticas, mucha gente hablando del tema de la cuota litis (RECORDATORIO: está permitida) y otros puntos conflictivos, hasta el punto que decidí silenciar whatsapp, porque lo único que te provoca todo estos temas de última hora no es más que indecisiones.

 

  • Id con tiempo de sobra a la sede de vuestros exámenes, en nuestro caso, fue la Universidad Complutense, y para alguien que no ha estudiado en Madrid, es una miniciudad con mil edificios y con gran probabilidad de pérdida. Nosotros llegamos a la puerta con casi dos horas de anterioridad y ya había bastante gente. Tened en cuenta que para entrar al examen, se hace llamamiento de cada persona para que enseñe el DNI y te indican tu asiento, por lo que suelen comenzar a llamar a gente con bastante anterioridad para ir ocupando los asientos (¡¡¡NO OS OLVIDEIS DE LLEVAR EL DNI!!!).

 

  • A la hora del examen, es recomendable que vistáis ropa acorde al día. El día de nuestro examen de febrero recuerdo como uno de los días más fríos del invierno, incluso cayeron copos de nieve mientras esperábamos en la puerta y por desgracia me sentaron en la última fila de un aula con la ventana rota, por lo que tuve que hacer el examen con el chaquetón puesto, cosa que no fue, para nada, cómoda.

 

  • Además de estar atento a la vestimenta, os aconsejo que llevéis reloj de mano. Antes de hacer el examen, probamos en casa a hacer los exámenes de anteriores convocatorias y nunca tardamos más de una hora en hacerlos. El día del examen, cuando miré el reloj por primera vez y casi terminando, me di cuenta que llevaba sentada delante del examen casi 3 horas. Es aconsejable que podáis ir mirando la hora y calculando el tiempo que os queda. Además del reloj, también es aconsejable que llevéis una botella de agua, todo el mundo llevaba una y no pusieron ningún problema en ello. También puede ser bueno que llevéis unos caramelos que podáis tomar (sin molestar haciendo ruido) a nadie, son momentos de tensión que puede hacer pasar algún que otro mareo entre los candidatos.

 

  • Quizás este es uno de los consejos más importantes, repasad MIL VECES que estéis contestando la especialidad en la columna de la materia que hayáis elegido. Es una cosa que personalmente me horrorizaba, pensar que podía estar contestando en una fila que no correspondía a la especialidad. 

 

  • Recordad que las preguntas mal contestadas restan, mientras que si la dejáis en blanco, ni suman ni restan. Es aconsejable que penséis bien las respuestas y contestéis cuando estéis seguros, si dudas entre las cuatro opciones, yo no me la jugaría a contestar. 

 

  • Una vez terminado el examen, repasadlo y firmadlo, y una vez que lo terminéis, ¡TOCARÁ CELEBRAR! 

 

¡Vamos juristas! Ya estáis MUY cerca de la colegiación, es el momento de demostrar que los conocimientos de cuatro años de grado y uno de master han sido suficientes para formarte como abogado, y si estáis en el pequeño porcentaje de personas que suspenden, no desesperéis, en pocos meses habrá una nueva oportunidad de demostrar conocimientos.