Estudia con Nosotros. La previsión social del abogado

¡Buenas tardes chicos!

 

En el Estudia con Nosotros de hoy vamos a estudiar el punto 6 de la convocatoria llamado “régimen de previsión social de los Abogados” ya que son varias las personas que se han puesto en contacto con nosotros por ser un epígrafe confuso a la hora de estudiarlo.

 

Lo primero de todo, empezar por tranquilizaros, este epígrafe no es el típico que se va a preguntar demasiado en el examen, es posible que ni siquiera sea preguntado.

 

Nuestra recomendación personal es que llevéis, para la parte general, muy bien preparados lo que denominados como “la Santísima Trinidad” o lo que es lo mismo, los Códigos Deontológicos, el Estatuto General de la Abogacía Española y la Ley de Asistencia Jurídica Gratuita (que podéis encontrar en: http://bit.ly/1RtKOrz, http://bit.ly/1KkKCmG y http://bit.ly/1n4jq6n).

 

Lo primero que debemos comentar es que nuestra profesión es de las pocas que puede elegir entre afiliarse al régimen de la seguridad social o a su propia mutualidad, la conocida como Mutualidad General de la Abogacía, que fue creada por los Colegios de Abogados de toda España.

 

Tal y como recoge el artículo 13.2.d) del Estatuto General de la Abogacía Española, la incorporación como ejerciente exigirá formalizar el ingreso en la Mutualidad General de la Abogacía, Mutualidad de Previsión a prima fija o, en su caso, el Régimen de Seguridad Social que corresponda de acuerdo con la legislación vigente.

 

Debemos hacer en este punto una diferenciación: abogados ejercientes exclusivamente por cuenta ajena y abogados ejercientes exclusivamente por cuenta propia.

 

Los primeros forman parte de una relación laboral especial que implica la obligación de dar de alta al abogado en el Régimen General de la Seguridad Social, como cualquier otro trabajador.

 

Los segundos tienen la obligación de estar afiliados en la Mutua o en el RETA. Nos surge la siguiente pregunta, ¿qué es mejor la Mutua o el RETA?

 

El RETA es el sistema de previsión que dispone la Seguridad Social para los trabajadores, cubriendo las contingencias de jubilación, incapacidad, fallecimiento, etc. Los afiliados tienen un mínimo de coberturas, que puede verse ampliado voluntariamente por el trabajador. Las coberturas variarán según la base de cotización elegida y el número de años de cotización.

 

Por su parte, la Mutua cuenta con casi la totalidad de los abogados ejercientes por cuenta propia, desarrollando la actividad como aseguradora privada.

 

A nuestro parecer, este tema no debería tener más dificultad de lo que os acabamos de explicar, debéis tener claro la diferencia entre trabajar por cuenta ajena y trabajar por cuenta propia, y que por mucho que sea la abogacía una profesión liberal, nos encontramos obligados a estar afiliados a alguna de las modalidades que hemos explicado, aunque sí que es ciertamente relevante que, una vez que optes por el RETA no podrás escoger la Mutualidad. Cosas de la vida...

 

Con esto hemos terminado el Estudia con Nosotros de hoy, mucho ánimo en este último mes de estudio, dentro de un año estaréis colegiados y veréis este examen como un trámite más antes de llegar a la meta final.

 

¡Os animamos, como siempre, a comentar con nosotros vía RRSS o abajo en los comentarios aquellos que os haya llamado la atención de este Estudia con Nosotros!

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Eduardo (sábado, 24 febrero 2018 22:39)

    Parece interesante aclarar que una vez escojas el RETA no podrás optar por la mutualidad